miércoles, 29 de junio de 2011

En defensa de los redactores y sus firmas

Leemos con asombro el equilibrismo argumental del artículo de opinión que el director y los exdirectores de El País publican hoy criticando la decisión de sus periodistas de no firmar sus textos en medio de un conflicto laboral que pretende recortar sueldos y derechos laborales en la redacción. Con la apariencia de una disculpa a los lectores, que esconde una clara medida de presión para quebrar esta decisión acordada por la asamblea de trabajadores, el texto sostiene que no firmar los textos es una falta de respeto al lector porque le hurta información, acusa a la plantilla de involucrar a El País en un conflicto laboral y tacha la medida de irresponsable, aludiendo a la deontología periodística y a la transparencia en la información.

Ante estas afirmaciones, El Correo de Andalucía, que recientemente ha sufrido recortes de plantilla, sueldo y derechos laborales cuyas consecuencias ahora padece, quiere solidarizarse con los compañeros de El País, cuya profesionalidad está tan fuera de duda hoy como lo estaba antes del inicio de este conflicto, y animarlos a mantenerse firmes en la defensa de sus puestos de trabajo y en su compromiso con la calidad futura del diario.

El Comité de Empresa de El Correo de Andalucía se ve obligado a recordar que El País ya está involucrado en un conflicto laboral que afectará a la calidad futura del periódico si se aplican los recortes previstos. Y a añadir que un empleo de calidad es la mayor garantía de la calidad informativa de la que El País hace gala. De esta forma, lejos de ser irresponsable, la postura de la redacción es un compromiso con el periódico y con los lectores.

El recurso a la retirada de las firmas, el menos dañino para la información ya que los textos son idénticos a los que se publicarían firmados, es una de las pocas armas de los periodistas para visibilizar nuestros conflictos. Porque, paradójicamente, los problemas de los periodistas son los únicos que no se publican. Por desgracia, esto ha devenido en una tradición malsana por la que cualquier tímida protesta se considera una afrenta a la profesión, un rígido baremo que no se emplea con ninguna otra de las protestas laborales que los periódicos recogen a diario.

Que El País considere que sus lectores merecen saber quién firma las informaciones es lógico. Pero también sería lógico considerar que merecen conocer qué tipo de medidas laborales amenazan a las personas cuyas firmas siguen cada día. Y si se lleva la idea al absurdo de afirmar que para hacerse una "idea cabal" sobre un reportaje el lector precisa conocer quién lo ha escrito, también podría considerarse imprescindible que sepa si esa firma corresponde a un redactor de plantilla o a un colaborador por piezas que no puede entrar en la redacción, a un becario o a un empleado que acude a trabajar preocupado ante próximos recortes de personal. Y eso el lector no lo sabe, sin que por ello se acuse a El País de falta de transparencia.

Más sorprendente es en cambio que se haya tratado de ocultar esta protesta incrementando los artículos de opinión firmados por colaboradores externos y amenazando con no pagar a los colaboradores internos que opten por no firmar, sin permitirles siquiera hacerlo con iniciales.

Debería recordar el periódico que los profesionales a los que envía a diario a preguntar y cuestionar a representantes de la política o la sociedad civil, analizando sus argumentos e interpretándolos para ofrecérselos al lector, sin arredrarse en busca de la información, son personas con criterio que, habituados a esa independencia, no van a agachar la cabeza ante pretensiones laborales si las consideras injustas. Ni el periódico debería pretenderlo.

Por último, debemos denunciar el recurso a la ofensa al calificar como "protesta opaca del Fuenteovejunta de turno" una protesta colectiva. Sería absurdo que cada periodista tuviese que defender en soledad sus derechos laborales, y sería obviar el derecho a la defensa colectiva de los trabajadores y avances sindicales ganados durante las últimas décadas, recogidos con entusiasmo en las páginas de este diario a lo largo de los años.

jueves, 19 de mayo de 2011

El Correo de Andalucía desconvoca la huelga

La asamblea de trabajadores de El Correo de Andalucía ha desconvocado la huelga de cinco días que estaba previsto que comenzara hoy y se prolongara hasta el día 23.

Un acuerdo entre la empresa y los trabajadores, que de nuevo han cedido mucho de su parte, nos garantiza el empleo en la redacción hasta diciembre y, si se dan determinadas circunstancias, podremos prorrogar unos meses esa estabilidad. Lamentablemente no hemos pododo evitar los despidos ejecutados el 26 de abril ni la sangría de un tercio de la plantilla en los nueve últimos meses.

De todas maneras la mejor estabilidad para la plantilla del decano de la prensa sevillana será, junto a su demostrada profesionalidad, el impulso que tenga el periódico en la sociedad -y en el quiosco- a partir de ahora. Si la empresa mantiene la misma fe y el mismo tesón que tienen los empleados del periódico para levantar este diario, el éxito está garantizado.

Los trabajadores agradecen a todas las personas y personalidades que les han dado su apoyo, indispensable para mantener alta la moral en una lucha por el empleo digno que, aunque se haya cerrado este capítulo conflictivo, se mantiene día a día con el trabajo bien hecho. Esperemos que sólo sea con este esfuerzo profesional durante mucho más tiempo del que nos garantiza la empresa con este acuerdo.

viernes, 13 de mayo de 2011

Apoyo del Defensor del Pueblo Andaluz

video


El comité de empresa de El Correo de Andalucía ha visitado esta mañana al Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, a quien ha solicitado su mediación para que impulse la negociación que la plantilla lleva tiempo reclamando a la empresa. El comité ha explicado al Defensor, que en su día ya se interesó por el ERE que sufrimos el año pasado, que la salida de aquellos 13 compañeros no ha servido para dar estabilidad a la plantilla, sino que, más bien al contrario, desde entonces y hasta hoy las bajas en la empresa han ascendido a un total de 30, sin que todavía se nos garantice que cesarán los despidos pese a que según la empresa la situación económica del periódico ha mejorado.

Chamizo ha entendido la inestabilidad que sufre la plantilla y ha considerado razonable que se exija a la empresa un compromiso de mantenimiento del empleo durante la vigencia del ERE, sobre todo al conocer que la plantilla acepta que no se cubran las bajas voluntarias que puedan producirse, dentro del compromiso de los trabajadores con la viabilidad del periódico. El Defensor también se ha interesado por saber cómo se encuentran los trabajadores y en qué condiciones se está haciendo el periódico. El comité le ha reiterado, como también ha trasladado a la empresa, que la redacción está comprometida con el proyecto editorial que se pretende poner en marcha para reforzar el producto, pero exige a cambio que la empresa asuma su responsabilidad y dé a la plantilla la estabilidad necesaria para poder centrarse en su trabajo sin temer nuevos recortes de sus derechos laborales.

 El Defensor se ha comprometido a intentar la mediación necesaria ante las instancias oportunas para impulsar, en la medida de sus posibilidades, una salida satisfactoria a este conflicto que ya dura varios meses y que sin duda está afectado a la calidad del periódico.

Sólo salidas voluntarias en el ERE de Prisa TV

El acuerdo en el ERE de Prisa TV se ha cerrado con el compromiso de que sólo habrá bajas voluntarias, con una indemnización de 45 días por año trabajado, más dos mensualidades completas de salario (además de dos meses de permiso retribuido) y con apoyo a la búsqueda de empleo que incluye formación laboral a cargo de la empresa y garantías para la externalización de servicios.

http://www.ccoo.es/webfsc/menu.do?Actualidad:Federal:Actualidad:175837

miércoles, 11 de mayo de 2011

Responsables

Nos lo habéis hecho llegar y lo recogemos en este espacio que es vuestro: es cierto que hay que ser muy responsable para afrontar una situación como la que estamos atravesando. Ya lo hemos demostrado de sobra, día a día. Lo hemos hecho también en momentos especialmente dolorosos, porque ser capaces de sacar a la calle el periódico el día en que están despidiendo, uno tras otro, a seis compañeros nuestros fue una demostración de responsabilidad enorme. Cada uno de nosotros conoce el grado de compromiso que hace falta para tomar las decisiones que estamos tomando, que no son fáciles, y que hemos adoptado de manera individual con no poco esfuerzo. Y que tendremos que seguir tomando para defender nuestros puestos de trabajo. Porque es completamente cierto que ninguno de nosotros quiere estar en huelga, como tampoco queremos tener que protestar a las puertas del periódico, ni queremos publicar sin firmar los textos que escribimos con tanto esfuerzo. Lo hemos repetido muchas veces. Lo que queremos es que, después de los duros recortes, se nos garantice la estabilidad para volver a dedicarnos a lo que mejor sabemos hacer, informar, y exigimos a la empresa que asuma su responsabilidad en ese sentido. Porque nosotros hemos estado a las puertas del periódico con la mano tendida y no es responsable no haber intentado siquiera evitar la huelga negociando un acuerdo que pudiera satisfacer a las dos partes.

Lo que pedimos es simplemente, después de los recortes de plantilla y sueldos, un compromiso de empleo durante la vigencia del ERE, un periodo que estuvimos dispuestos a recortar considerablemente durante las negociaciones previas a una huelga que pudo haberse evitado. Pudo haberse hecho salvando los escasos meses que separaban las posturas de ambas partes, que llegaron a estar a tan sólo tres meses de distancia.

Tampoco será bueno para nadie fomentar una fractura entre la plantilla con acusaciones infundadas: todos somos compañeros, todos nos sentimos así, y las diferencias de criterio durante un conflicto laboral no pueden crear cismas entre nosotros. También en esto hay que ser muy responsable, porque crear enfrentamientos entre personas que trabajan codo con codo, que lo han hecho hasta hoy y que probablemente lo seguirán haciendo mañana, sólo puede dar lugar a situaciones de malestar que repercutirían en el periódico.

Porque al final, por lo que estamos peleando es por la viabilidad, la calidad y el futuro de un periódico que queremos levantar entre todos. Es una ofensa, pero sobre todo es un sinsentido pensar que ninguno de nosotros tenga otro objetivo que defender a un periódico por el que llevamos años luchando con uñas y dientes, como ahora. Queremos seguir haciéndolo y sólo pedimos que nos lo permitan. Y no traerá nada bueno intentar desacreditar con esos argumentos la defensa legítima y responsable de los derechos que nos asisten como trabajadores, y que nos ayudarán a hacer un periódico mejor.

Por nuestra parte, seguimos en la misma línea: queremos volver a sentarnos a negociar con la empresa una solución positiva a esta complicada situación, porque es responsabilidad de ambas partes. Hemos solicitado una mediación y esperamos que dé fruto lo antes posible.

Pd. Este blog tiene los comentarios abiertos y os invitamos a usarlos, incluso si vuestra opinión es discrepante.

viernes, 6 de mayo de 2011

Casi ningún redactor ha ido a trabajar en la huelga de El Correo de Andalucía



video


La huelga en El Correo de Andalucía ha sido un éxito rotundo. La inmensa mayoría de los trabajadores no ha acudido a trabajar en los tres días de paro convocados durante la Feria de Sevilla contra la destrucción de empleo. Además, colectivos como los becarios han manifestado su solidaridad y rebeldía negándose a reemplazar a compañeros en huelga y en algunos casos renunciando a una beca de formación que no les garantiza futuro alguno porque los propios trabajadores de El Correo, periodistas o no, no lo tienen en las condiciones de inestabilidad laboral en las que el grupo dueño del diario quiere mantener al decano de la prensa de Sevilla.
 
Lamentablemente, la plantilla de El Correo de Andalucía ha perdido un 33% de sus efectivos en un año, con dos momentos especialmente traumáticos: el ERE de 2010 -cuyas medidas de recorte salarial a cambio de mantenimiento del empleo siguen paradójicamente vigentes- y los despidos del 26 de abril de 2011.

No obstante, este comité de empresa considera que esta huelga seguida masivamente es la antesala de un acuerdo negociado en el que mejorar la estabilidad de los trabajadores, por lo que recuerda a la empresa que está abierto al diálogo y a lograr una solución constructiva que garantice los intereses de los empleados, sean de la sección que sean, del periódico en el que están orgullosos de trabajar y que con sus 112 años de historia forma parte de un patrimonio sevillano que ni la ciudad ni la provincia pueden permitirse el lujo de dejar morir o desaparecer.

Periodistas, no monigotes


La tercera jornada de huelga a las puertas de El Correo la estamos centrando en recordar por qué estamos aquí: por todos los compañeros que ya se han ido, sobre todo por los que han echado, y porque no queremos que echen a ninguno más. Nuestra caseta de feria particular es un rincón de flamenco protesta para que a Paco, a Lola, a Brenda, a Álvaro, a Olga, a Felipe, a Antonio, a Chelo, a las Marialuisas, a Mónica y a todos los demás no les siga ningún otro que no quiera irse. Porque queremos que El Correo deje de ser un periódico de huelga y vuelva a defender los intereses por los que fue fundado: que ni una sola línea responda a otros intereses que no sean los de la verdad y la Justicia.

Un periódico sin periodistas

SEVILLA n …sin Álvaro, sin los dos Antonios, sin Lola, sin Brenda, sin Olga, sin Felipe, sin Rosa, sin los que ya no están. Pero también sin los que todavía aguantamos. El Correo que asomó ayer a los quioscos no es El Correo de siempre, es una sombra, porque no lo hicieron sus periodistas. La redacción había estado el día anterior casi al completo a las puertas de la empresa, ejerciendo el legítimo derecho de huelga que mantuvieron ayer y continuarán hoy viernes quejándose por la incesante sangría de profesionales que sufre el decano de la prensa sevillana y que lo empobrece más cada día. Se acabó el tiempo en el que los profesionales de esta escuela de periodismo se marchaban a un sitio mejor, curtidos en el oficio y abandonando con pena una redacción que no quería dejarlos ir. Con tanta pena que todavía vuelven cuando el periódico necesita que alguien aplauda por él y grite a sus puertas que El Correo no se merece que le escatimen la calidad, que le recorten el oficio, que le regateen el tiempo necesario para contrastar una información o mejorar un titular, que le nieguen la mejor maqueta para cada historia. El Correo no se merece que cercenen las manos que lo hacen a diario con profesionalidad, con dedicación, con esfuerzo, con muchas horas, con imaginación, con cariño y hasta con alegría. Necesita a gente entusiasmada con su trabajo que se haga mil preguntas, se patee mil calles, se subraye mil informes y se deje la piel para informar. Por eso la redacción se ha quejado hoy de que El Correo haya llegado a los quioscos repleto de teletipos y de erratas, sin historias, sin alma, sin vida. No es el periódico que nos merecemos, pero sí es el que tendremos si no le ponemos freno. El Correo necesita que se acaben los despidos y se recupere el periodismo.

jueves, 5 de mayo de 2011

Preparamos la tercera jornada de huelga

Antes que nada, los trabajadores de El Correo de Andalucía agradecen a las personas y colectivos que les han prestado su apoyo en su huelga contra la destrucción de empleo en el decano de la prensa sevillana. Ojalá pudiéramos atender todas las invitaciones que nos han llegado para acudir a tantas casetas de la Feria donde aplaudirán por nosotros y convidarían a los trabajadores.

Como sabéis, la primera tanda de huelgas llega a su último día con un masivo apoyo social y de los empleados del periódico. Nuevamente solo dos redactores se han prestado a trabajar junto a la alta dirección y personal de confianza.

En este tercer día de huelga, con la moral y la cabeza muy altas, los trabajadores de El Correo os proponemos que nos acompañéis vestidos prioritariamente de negro, y que aplaudáis con nosotros en la Isla de la Cartuja a las 12.00 y a las 18.00 horas. También dedicaremos este día a ese 33% de la plantilla que ha dejado de trabajar para el periódico desde el ERE 2010, pasando por los despidos del 26 de abril. Mantenemos abierta nuestra caseta de Feria en la Cartuja y esperamos ampliar el repertorio musical y la animación.

Os recordamos que no pedimos ni aumentos de sueldo, ni más descansos, ni que nos devuelvan ese 16% de bajada de sueldo de 2010 en la idea de que iba a  salvar puestos de trabajo. Pedimos diálogo y unas mínimas garantías de que no continúe la sangría laboral.

Tenemos caseta en la Cartuja

Y muy animada. Los trabajadores en huelga de El Correo de Andalucía hemos montado una caseta a las puertas del periódico para llevar con buen humor los planes de la empresa de no ofrecer garantías de estabilidad laboral pese al recorte del 37% de la plantilla y de hasta el 16% en los salarios.

Ven a apoyarnos vestida de flamenca o vestido de rojo, prioritariamente. 

Toda la profesión del periodismo apoya a los trabajadores de El Correo

La noche del primer día de huelga en El Correo de Andalucía deja un hermoso recuerdo: todos los periodistas de Sevilla aplaudieron a las once de la noche a los trabajadores de El Correo en la caseta de feria de la Asociación de la Prensa de Sevilla, un apoyo más a la huelga que, en defensa del empleo, mantiene la plantilla del periódico.

Esta plantilla se ha visto recortada un 37% en el último año con medidas traumáticas.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Preparamos la segunda jornada de huelga

La plantilla de El Correo de Andalucía convoca a todos los trabajadores de los medios y a los ciudadanos de Sevilla a un aplauso por la defensa del empleo en el decano de la prensa de Sevilla mañana jueves 5 de mayo a las 12 de la mañana, y a otro gran aplauso a las seis de la tarde. Será en la puerta del periódico.

Estamos en huelga porque en un año el empleo destruido en el decano de la prensa sevillana supone el 37% de los efectivos que había en esta fecha de 2010, antes de la aplicación de un ERE y de la última oleada de ocho despidos, seis el mismo día. La primera jornada de huelga se ha saldado con un seguimiento masivo de la misma en la redacción, con dos solitarios redactores trabajando en un periódico hecho por la dirección y su círculo de confianza, ajeno a los periodistas de El Correo.

Os proponemos ayudarnos a crear mañana el periódico de la huelga.

Masivo seguimiento de la huelga en El Correo de Andalucía

Sólo dos redactores de base han trabajado en El Correo de Andalucía durante la primera jornada de huelga convocada por la defensa de los puestos de trabajo.

La dirección del periódico prepara apresuradamente con varios jefes -no todos ni mucho menos- una edición del periódico que, de llegar a los kioskos, seguramente cobrarán al mismo precio que si la hubiera elaborado su plantilla completa.

Excluyendo al personal de dirección y cargos de confianza la huelga ha sido abrumadora, con un porcentaje cercano al 70% del seguimiento.

El correo ha perdido en un año el 37% de su plantilla, con dos momentos especialmente dolorosos: el ERE de junio de 2010, con 13 bajas, y el 26 de abril de 2011, con seis despidos. Enmedio, dos despidos y ocho personas que han pedido la cuenta.

Comunicado de huelga en El Correo de Andalucía

Los trabajadores de El Correo de Andalucía estamos hoy a las puertas del periódico, en la Isla de la Cartuja, en el primero de los tres días de huelga convocados para exigir a su propietario, el Grupo Gallardo, un compromiso de estabilidad en el empleo. La plantilla ha perdido al 33% de los trabajadores en los últimos nueve meses, tras un traumático ERE y una serie de despidos, por lo que reclamamos a la empresa que garantice un periodo mínimo de estabilidad para poder retomar nuestros esfuerzos para relanzar al decano de la prensa sevillana.

Los trabajadores hemos intentando hasta el último minuto alcanzar un acuerdo que evitase la huelga, cediendo en todas nuestras pretensiones, ninguna de ellas económica, sin encontrar eco en la respuesta de la empresa, que parece cerrada a cualquier garantía de estabilidad laboral. Aun así, seguimos creyendo que es posible que plantilla y empresa encuentren la forma de llegar a una solución que desbloquee el conflicto, a la que seguimos abiertos.

En esta línea, invitamos a toda la sociedad sevillana a comprar el periódico y acudir a leerlo a las puertas de la redacción, y a unirse a nuestros aplausos de las seis de la tarde, con los que queremos reivindicar a la empreas este compromiso con la calidad de la información, imprescindible para que El Correo de Andalucía siga teniendo futuro.

Huelga. Lee El Correo a la puerta del periódico

Estamos en huelga!

Los trabajadores de El Correo de Andalucía estamos ya ejerciendo activamente la huelga convocada para los días 4, 5 y 6 de mayo en demanda de garantías de estabilidad laboral tras haber sufrido dos oleadas de despidos en un año que han reducido la plantilla un 37%.
 
Reclamamos apoyo a la profesión periodística para que no consienta que se recorten más empleos en un sector en el que la crisis ha vapuleado el empleo ni se precaricen más las condicones de trabajo.
 
Asimismo, a la sociedad sevillana le pedimos que apoye a los trabajadores de su cabecera más antigua y que no permita que el empresario deje apagar poco a poco uno de los altavoces de Sevilla y su provincia en el mundo.
Nos estamos concentrando en la sede del periódico, en la Isla de la Cartuja
--
Comité de empresa
el Correo de Andalucía

domingo, 1 de mayo de 2011

Aplausos en el 1 de mayo por el Correo

La clase obrera sevillana ha dedicado unos minutos de aplauso a los compañeros de El Correo de Andalucía en la manifestación del 1 de mayo, tras citar como ejemplo de lucha las movilizaciones que mantenemos la plantilla contra las oleadas de despidos que han reducido un 37% la plantilla en un año y que se repetirán en los próximos meses puesto que la empresa no concede de momento garantías de estabilidad laboral pese a estar El Correo de Andalucía en plea aplicación de un duro ERE que, además de las extinciones de contrato supuso una fortísima bajada de sueldo. En total se han perdido 13 empleos con el ERE, 10 más en los 9 meses siguientes -dos de ellos despidos- y seis de golpe el fatídico 26 de abril de 2011.

Los redactores llevan sin firmar las noticias y las fotos una decena de días y han convocado una huelga para los días 4, 5, 6, 19, 20, 21, 22 y 23 de mayo. Aplaudimos a las seis de la tarde todos los días en recuerdo de los profesionales despedidos. Necesitamos todo vuestro apoyo porque la lucha por el mantenimiento de los puestos de trabajo parece que va a ser larga.

Os informaremos de nuevas movilizaciones a través de este canal.

sábado, 30 de abril de 2011

¡A la calle el 1 de mayo!

La plantilla de El Correo de Andalucía convoca a todos los trabajadores de los medios de comunicación a acudir a la manifestación del 1 de mayo con los sindicatos UGT y CCOO. A las 11.30 del domingo 1 de mayo en la plaza Nueva de Sevilla.

Al inasumible recorte de puestos de trabajo en menos de un año, el 37% de la plantilla (13 bajas tras un ERE doloroso en julio de 2010, 16 más a partir de esa fecha, 8 de ellas despidos traumáticos) se suma la profunda incertidumbre de los empleados por su futuro laboral, dado que hasta ahora no hay acuerdo alguno para detener la sangría de despidos y las cuentas anuales de la empresa salen sólo con varias bajas más.

En esas condiciones de terror -"¿seré yo el próximo? ¿a esta saca vendrán otras?" son las preguntas que se hacen interiormente o en voz alta los 61 trabajadores actuales del periódico- es imposible que los profesionales rindan, ideen, escriban. Saliendo a la calle lanzan un mensaje no sólo a la editora del periódico, el grupo Alfonso Gallardo, sino a toda la sociedad: ni el paro ni la precariedad son los caminos.

miércoles, 27 de abril de 2011

Apoyos políticos a los trabajadores de El Correo

Apoyos políticos a la plantilla de El Correo de Andalucía

Tanto Juan Espadas, candidato socialista, como IU y el PA han manifestado su apoyo a los trabajadores de El Correo de Andalucía en su lucha por el mantenimiento del empleo y tras los despidos de seis compañeros que se suman a la sangría laboral del periódico en el último año.

Espadas colgó este tuit respondiendo a @naufragodearena: @naufragodearena Mi solidaridad con los trabajadores d El Correo. En el periodismo se están viviendo momentos duros. Ánimo, hoy desde Madrid".

El jefe de gabinete de Antonio Rodrigo Torrijos, José Antonio Salido, se acercó a aplaudir junto con la plantilla y un centenar de personas. También vino a aplaudir la candidata del PA, Pilar González, quien ha convocado un aplauso en la caseta de Feria del PA el miércoles de Feria a las seis de la tarde. Ese día los trabajadores de El Correo inician su primera huelga contra los despidos.


Los trabajadores agradecen los apoyos a estas fuerzas políticas y también gestionarán el apoyo del otro gran partido sevillano, el PP, porque la defensa del empleo está por encima de la lógica y deseable confrontación partidista en campaña, uno de los sustentos de la democracia al igual que la libertad de información. Buscamos el apoyo de todos en lo que sabemos que van a estar de acuerdo: no se puede destruir más empleo

Los becarios se rebelan ante la precariedad laboral

Los becarios de El Correo de Andalucía han entregado este texto al director del periódico en protesta por lo que consideran un camino hacia la precarización de la profesión de periodista:

"Compañeros,
Debido a los últimos problemas que se están dando en la empresa por los siete despidos de compañeros, los becarios de El Correo de Andalucía hemos creído conveniente reunirnos para comentar la situación y adoptar unas medidas comunes.
En primer lugar, dejar constancia del sentimiento de impotencia ante la situación que están viviendo los compañeros afectados por esta situación, que nos parece injusta y nos damos cuenta de que vuestro presente será, algún día, nuestro futuro.
En segundo lugar, queremos transmitir nuestro apoyo tanto a los compañeros que se han marchado como los que hoy estáis sacando el periódico, además de desear suerte a todos ante las dificultades que esta profesión encierra hoy día.
Según el acuerdo de prácticas establecido por la Universidad de Sevilla entre los becarios de la facultad de comunicación y las empresas, no se contempla el derecho a huelga para los becarios, porque no existe una relación contractual con la empresa. Aún así, nuestra decisión es no estar en los puestos de trabajo durante los días que se establezca, en apoyo a los periodistas despedidos.
Por otra parte, nos gustaría que no se utilizasen nuestros textos para rellenar el periódico los días que el comité convoque huelga".

Algunos de los becarios han anunciado ya que renuncian a sus prácticas tras ver la cadena de despidos que se produjo el 26 de abril en El Correo.

Sangrantes despidos

Los despidos que la editora de El Correo de Andalucía había anunciado segaron traumáticamente ayer la vida laboral de Brenda Macías, redactora digital, Felipe Villegas, redactor jefe, Lola Martín de Oliva, oficial de primera de administración, Olga Granado, jefa de las secciones Provincia y Gran Sevilla, Rosa Torres, del ayudante preferente de redacción (archivo fotográfico), y Antonio Ruiz, redactor A encargado también de archivo e infografías. Con estas bajas la plantilla de El Correo ha caído un 30% en un año. A la injusticia de los despidos se suma el compromiso en el que queda la calidad del periódico y de la información. Porque a ninguno de ellos los han despedido por incapaces. Os llaman para que aplaudáis por ellos a las 18.00 horas todas las tardes a las puertas del periódico y a las próximas movilizaciones, entre ellas acudir a la convocatoria del 1 de mayo en Sevilla. Los trabajadores han convocado huelga para los días 4,5,6, 19, 20, 21, 22 y 23 de mayo.

No es éste el único ahorro en masa salarial de la empresa. El jefe de fotografía, Paco Cazalla y el redactor de Deportes Álvaro Ramírez pidieron voluntariamente la cuenta esta misma semana. Anteriormente, y desde solo hace un mes, la subdirectora Paqui Godoy, el director Antonio Hernández-Rodicio y el director de comunicación del grupo Alfonso Gallardo Teo Brugos se marcharon por su propia voluntad, según han manifestado la empresa y ellos mismos. No ha sido el caso de Antonio Alés,  jefe de sección de Circulación, despedido días antes de Semana Santa.

El Correo de Andalucía ya padeció un Expediente de Regulación de Empleo en junio de 2010 por el que la empresa se deshizo de 13 salarios. Después de ese expediente el redactor digital Francisco Barquilla y el jefe de la Web Paco Torres anunciaron su marcha del periódico, pero no fue lo que ocurrió con el fotógrafo Javier Díaz, despedido de forma improcedente por supuestas faltas de las que nunca se informó al comité de empresa ni por las que se le abrió expediente o amonestación alguna.

martes, 26 de abril de 2011

NO MÁS DESPIDOS EN EL CORREO

El Correo de Andalucía, decano de la prensa de Sevilla, sufre un nuevo recorte de personal después de que en 2010 perdiera a 13 trabajadores en un ERE. Desde entonces y hasta hoy se han producido otras 10 bajas más. Ninguna de ellas ha sido cubierta, de forma que en nueve meses la destrucción de empleo ha alcanzado los 23 puestos de trabajo.


Ahora los planes de la empresa pasan por recortar de forma inmediata siete nuevos empleos, alcanzando los 30 despidos, y trasladar a octubre la decisión sobre otros tres puestos de trabajo, que elevarían la cifra a un tercio de la plantilla de 92 trabajadores que existía antes del ERE. La empresa rompe así unilateralmente el acuerdo doloroso de congelación y bajada de sueldo de hasta un 16% que asumieron los trabajadores en el ERE para evitar nuevos despidos.
La empresa editora de El Correo justifica este plan de ajuste en las pérdidas del periódico, obviando que éstas ya se han reducido de forma muy notable a raíz de estos recortes de personal.
El comité de empresa, en cambio, entiende que continuar restando al periódico su principal valor (la plantilla de profesionales que lo sustenta y que consigue sacar a la calle un producto de calidad), y hacerlo sin un plan editorial y económico que le permita remontar la crisis no hará más que empeorar sus previsiones de futuro.

El comité ha ofrecido su colaboración en muchos sacrificios asumibles para la plantilla, incluida la salida negociada y voluntaria de trabajadores, que desde hace un año viene obligando a los que todavía permanecemos a asumir el trabajo que realizaban esas 23 personas cuyas bajas no han sido cubiertas. Pero la empresa se ha cerrado en banda a rebajar en lo más mínimo sus previsiones de recortes o a dar alguna garantía de futuro.

Ante esto, a los trabajadores no nos queda otra opción que movilizarnos por la defensa de nuestros puestos de trabajo y por la viabilidad de El Correo de Andalucía. Porque queremos recordar a toda la sociedad que la crisis no sólo laboral sino también de valores que atraviesa el sector impide que el periodismo cumpla su función: seguir despidiendo a profesionales con experiencia para contratar a otros con el único criterio de que sean más baratos, y recortar los derechos y garantías de los periodistas como se está haciendo, impedirá un ejercicio libre y responsable de la profesión e irá en detrimento del importante papel constitucional como garante de los derechos y las libertades que la prensa tiene encomendado.


Por eso hemos convocado ocho jornadas de huelga sucesivas los próximos días 4, 5, 6, 19, 20, 21, 22 y 23 de mayo.
 
Muchas gracias por vuestros apoyos. Estamos también en Facebook y twitter: #elcorreodefiendesuempleo #nomasdespidosenelcorreo

miércoles, 13 de abril de 2011

Vuelven los ataques al empleo y al periodismo



12 de abril de 2011: Martes negro para el periodismo con el cierre de dos cabeceras, Tribuna de Salamanca y El Día de Ciudad Real.

El Grupo Prisa ha anunciado un recorte salvaje de las plantillas de sus medios de comunicación. Desde El Correo de Andalucía los trabajadores les mandamos nuestro apoyo para que reviertan estos planes que dañarían gravemente el derecho a la información de calidad, sin atacar el verdadero problema de las empresas informativas, que no está en los periodistas sino en el modelo de gestión.

Los recortes de plantilla han sido numerosos hasta ahora, y se anuncian en más empresas informativas. Sevilla no será una excepción, por lo que el comité de empresa de El Correo de Andalucía recuerda a todos los periodistas la necesidad de defender unidos nuestros derechos como trabajadores.
 
Por ellos, invitamos a toda la sociedad sevillana y en especial a los trabajadores de los medios de comunicación a acudir a cuantas movilizaciones se convoquen en defensa de puestos de trabajo en uno de los sectores más castigados laboralmente por la crisis.